220 South Wilcox St #325 ., Castle Rock, CO 80104


+1 866-582-2586


info@jameswaitelaw.com

Para alquilar el equipo personal de caída

Por James Waite  Revista Rental Management

 

DECIDIR SI SE ALQUILA O NO EL EQUIPO DE PROTECCIÓN PERSONAL CONTRA CAÍDAS

 

PREGUNTA: MI EMPRESA ALQUILA PLATAFORMAS ELEVADORAS, Y NOS PREGUNTAMOS SI DEBEMOS ALQUILAR O SÓLO VENDER EQUIPOS DE PROTECCIÓN PERSONAL CONTRA CAÍDAS (PFP). SEGUIMOS ESCUCHANDO DIFERENTES OPINIONES AL RESPECTO: ALGUNOS DICEN QUE SÓLO DEBEMOS VENDERLO; OTROS DICEN QUE DEBEMOS ALQUILARLO; Y OTROS DICEN QUE SÓLO DEBEMOS INCLUIR UN ARNÉS CON TODOS LOS ALQUILERES. ALGUNOS DICEN QUE SÓLO LO COBRAN SI EL CLIENTE ABRE EL PAQUETE. ¿TIENE USTED ALGUNA OPINIÓN AL RESPECTO?

 

Respuesta: Este es un tema muy debatido en la industria de alquiler de equipos y eventos. Como probablemente sepa, la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA) exige a los empleadores que se aseguren de que sus clientes utilicen protección contra caídas siempre que trabajen a una altura de 4 pies o más en la industria general, 5 pies o más en los astilleros, 6 pies o más en la construcción, 8 pies o más en las operaciones de estiba y cualquier altura cuando trabajen sobre equipos y maquinaria peligrosos. A nuestros efectos, es probable que uno o varios de ellos requieran arneses y cuerdas de seguridad siempre que se utilicen plataformas elevadoras.

 

Para la mayoría, la respuesta a la pregunta de si alquilar PFP depende de una combinación de factores, como la base de clientes, la ubicación, el entorno competitivo, la tolerancia al riesgo y otros. Así pues, vamos a repasar algunas de las cuestiones que se plantean con más frecuencia en un esfuerzo por ayudarle a llegar a la respuesta que mejor se adapte a su operación.

 

La clientela. Una de las cuestiones más importantes es su base de clientes. Si está formada principalmente por contratistas, es probable que entiendan lo peligroso que puede ser el trabajo en altura, que sepan utilizar un ascensor de forma segura, que entiendan y aprecien la necesidad de utilizar el PFP, que sepan utilizar el PFP y que ya dispongan del PFP.

 

Sin embargo, si su base de clientes incluye un número significativo de personas que no son contratistas ni propietarios de viviendas, es posible que nada de lo anterior sea cierto, lo que puede hacer que el alquiler de ascensores para ellos sea significativamente más peligroso, además de ser mucho más arriesgado para usted como arrendador de equipos.

 

Entorno competitivo. La competencia local suele influir en las decisiones de seguridad. Esto puede ser positivo si motiva a los demás a aumentar sus protocolos de seguridad; pero puede ser muy perjudicial si ocurre lo contrario. Por ejemplo, si un competidor local ofrece equipos y/o PFP más antiguos y/o menos inspeccionados y mantenidos a un precio más bajo, los clientes que no conocen la diferencia pueden tender a mercantilizar estas ofertas y elegir la tarifa más baja. Irónicamente, dado que la mercantilización suele ser el resultado de la falta de conocimientos sobre los productos y la seguridad, los usuarios menos cualificados suelen ser los más propensos a alquilar los activos más arriesgados, una combinación potencialmente mortal.

 

Tolerancia al riesgo. La tolerancia al riesgo es, por supuesto, una cuestión fundamentalmente personal y específica de la empresa que puede adoptar muchas formas, dependiendo de la perspectiva del arrendador.

 

Por ejemplo, una empresa de alquiler grande o muy grande con cientos o quizás miles de empleados, activos por valor de millones de dólares y una base de clientes formada principalmente por contratistas puede considerar que su riesgo aumentaría innecesariamente si alquilara PFP. Su análisis de riesgos podría ser algo así:

 

¿Disponemos de personal competente (como exigen las normas OSHA 1910 y 1926) para realizar inspecciones de la PFP y garantizar su seguridad cada vez que sale de alquiler?
Respuesta: Tal vez, pero varía de una persona a otra, y vigilarlo será difícil y algo caro.

 

¿Podremos llevar la cuenta de cuántas veces se ha alquilado cada artículo de PFP y cuándo debe ser destruido y sustituido?
Respuesta: Tal vez, pero esto requerirá aún más tiempo y gastos.

 

¿Tenemos tiempo para hacer lo anterior en el transcurso de un día de trabajo muy ocupado?
Respuesta:
 Tal vez, pero esto requerirá aún más tiempo y gastos.

 

¿Nos acordaremos de hacerlo cada vez, y cuál es la probabilidad de que se nos escape algo por estar cansados, preocupados, ocupados con otras tareas, etc.?
Respuesta: Tal vez, pero los empleados también son humanos y pueden olvidarse de vez en cuando.

 

¿Cuál es el coste de formar a nuestros empleados?
Respuesta: Depende, pero la formación, y el tiempo que los empleados necesitan para ello, puede ser considerable.

 

¿Cuál es el coste de que nuestros empleados realicen esas inspecciones cada vez, en lugar de hacer otra cosa?
Respuesta: Es probable que no requiera un tiempo extraordinario, pero el coste total del tiempo adicional de los empleados en todas nuestras sedes es probable que sea significativo.

 

¿Cuál es el posible inconveniente si se nos escapa algo o si algunos elementos de la PFP se deterioran más rápidamente de lo previsto?
Respuesta: Es enorme.

 

¿Es posible que un cliente muera o sufra lesiones críticas?
Respuesta: Sí.

 

¿Es probable que nos demanden si se produce una lesión?
Respuesta: Sí.

 

¿Es probable que la demanda sea por una cantidad significativa (por ejemplo, más de $1 millones)?
Respuesta: Sí.

 

¿Es probable que los honorarios de nuestros abogados sean significativos?
Respuesta: Sí.

 

¿Podemos simplemente vender sólo PFP nuevos, y así eliminar la mayoría de los riesgos mencionados?
Respuesta: Sí.

 

¿Podemos simplemente vender sólo PFP nuevos, y así eliminar la mayoría de los riesgos mencionados?
Respuesta: Sí.

 

En comparación, ¿cuál es la ventaja financiera potencial del alquiler de PFP?
Respuesta: Limitada; el rendimiento es ínfimo en comparación con los demás activos de alquiler de la organización y, en cualquier caso, nuestra base de clientes está formada principalmente por contratistas que no necesitan alquilar PFP.

 

¿Es probable que alguien de la cúpula de la organización pierda su trabajo si se produce una pérdida catastrófica?
Respuesta: Depende, pero es más probable en las grandes organizaciones que en las pequeñas.

 

¿Tenemos millones de dólares de exposición potencial de activos?
Respuesta: Sí.

 

¿Lo cubrirá nuestro seguro?
Respuesta: Probablemente, pero posiblemente no toda la exposición, y en cualquier caso, no por mucho tiempo, y ciertamente no de forma económica, si surgen más de una o dos reclamaciones.

 

¿Es probable que ganemos?
Respuesta: Dependerá de los hechos y las circunstancias, pero estos casos tienden a generar demandantes extremadamente comprensivos y, en algunos casos, la emotividad puede dar lugar a indemnizaciones masivas por parte de los jurados, especialmente en zonas urbanas.

 

Resultado probable: Es probable que una gran empresa de alquiler de equipos se niegue a alquilar PFP y, en cambio, sólo lo venda.

 

Pequeñas y medianas empresas. Este análisis tiende a cambiar a medida que la aguja se desplaza hacia las empresas de alquiler más pequeñas y medianas, debido a una amplia gama de factores, entre los que se encuentran los siguientes:

 

  • Suelen conocer muy bien a sus clientes y las capacidades de éstos.
  • Suelen tratar con más personas que no son contratistas o propietarios de viviendas.
  • Sus clientes no suelen tener PFP.
  • Sus clientes a menudo no pueden o no quieren gastar entre $90 y $120, o quizás más, para comprar nuevos PFP.
  • La misma falta de conocimiento que motiva a algunos clientes a alquilar activos más arriesgados a menudo también les motiva a asumir involuntariamente riesgos extraordinarios, incluso mortales, como renunciar a la PFP, a cambio de lo que, a grandes rasgos, equivale a un ahorro relativamente pequeño.
  • Si no se soluciona, esta combinación de factores puede provocar una catástrofe física, legal y financiera tanto para el cliente como para el operador de alquiler.

 

Opciones: ¿Qué hacer entonces? Obviamente, esto suele dejar a los pequeños y medianos arrendadores de equipos con pocas opciones:

 

  • Negarse a alquilar plataformas elevadoras a cualquier cliente a menos que demuestre que ya dispone de la PFP necesaria o adquiera una nueva PFP del arrendador.
  • Poner a disposición los PFP usados, bien de forma gratuita, bien a cambio de una tarifa de alquiler que suele oscilar entre $20 y $40 por alquiler.
  • Proporcionar el PFP nuevo o usado con cada alquiler en un paquete sellado, y cobrarlo si, al devolverlo, el arrendador descubre que el paquete ha sido abierto. Nota: El arrendador deberá dejar claro en el contrato de alquiler si el cargo se basará en el precio de alquiler o en el precio de venta del PFP.
  • Deje que el cliente tome la decisión de utilizar y/o pagar por el PFP.

 

Posibles resultados: Como puede ver, esta combinación de factores puede producir cualquier número de resultados basados en las circunstancias específicas a las que se enfrenta una determinada operación de alquiler de equipos. Por una larga lista de razones, es probable que esos resultados sean muy diferentes de los generados por el mismo análisis cuando lo realiza una gran operación de alquiler.

 

PROGRAMAR UNA CONSULTA CON JAMES WAITE

 

Para la mayoría de los arrendadores de equipos pequeños y medianos, negarse a alquilar sin una prueba de PFP, aunque ciertamente es lo más seguro desde el punto de vista legal, reducirá sustancialmente la capacidad de alquilar plataformas elevadoras y puede colocarlos en una importante desventaja competitiva a nivel local. Dejar que el cliente tome la decisión, si bien no es ilegal, se encuentra en el extremo opuesto del espectro de riesgos y, dependiendo de los conocimientos y la experiencia de su base de clientes, puede dar lugar a lesiones graves y/o muertes.

 

Proporcionar PFP nuevos o usados en un paquete sellado tiene sentido para algunos desde el punto de vista legal y operativo, pero el posible cargo por PFP puede motivar a los clientes que esperan ahorrar unos cuantos dólares a evitar el uso de PFP. En consecuencia, puede resultar casi tan arriesgado como dejar que el cliente tome la decisión.

 

Para muchos, esto deja el alquiler de PFP como la única alternativa realista, aunque imperfecta. Esto se debe a que mejora significativamente la seguridad, reduce la exposición legal, pone el equipo necesario a disposición de los clientes a precios que la mayoría de ellos pagará, y proporciona una fuente de ingresos adicional, aunque limitada, con un coste relativamente bajo para el operador de alquiler.

 

Para los que alquilan PFP, sigue siendo fundamental una gestión cuidadosa, el seguimiento, la inspección, la evaluación y la retirada oportuna del servicio del PFP. La mayoría de nuestros clientes nos dicen que nunca envían el PFP usado más de ocho o doce veces antes de retirarlo del servicio y destruirlo.

 

Lo que sí es cierto es que el trabajo en altura es una de las actividades más peligrosas en las que pueden participar los clientes. Por este motivo, cualquier persona que alquile cualquier tipo de ascensor debe advertir a los clientes por escrito, en el momento del alquiler, que es necesario contar con PFP. Después de un accidente, pocos clientes recordarán que se les advirtió.

 

Los operadores de alquiler deben hacer que sus clientes firmen una exención por separado, que incluya advertencias específicas, reconozca los riesgos y contenga el acuerdo del cliente de indemnizar, defender y eximir de responsabilidad a la empresa de alquiler con respecto a todas y cada una de las lesiones asociadas, incluida la muerte, y los daños a la propiedad.

 

En última instancia, aunque siempre aconsejamos precaución, reconocemos que las operaciones de alquiler difieren sustancialmente en un amplio abanico de factores, lo que hace que el alquiler de PFP sea la opción mejor/segura en algunos casos, pero no en otros.

 

Para aquellos de nuestros clientes que estén considerando alquilar PFP, les aconsejamos que consideren sus operaciones, circunstancias, equipos, ubicaciones y bases de clientes particulares, y que sopesen las opciones anteriores cuidadosamente después de revisar los requisitos aplicables del Instituto Nacional de Normas Americanas (ANSI), la Sociedad Americana de Profesionales de la Seguridad (ASSP) y la OSHA. No se trata de una determinación única para todos los casos.

 

VER EL ARTÍCULO EN EL SITIO WEB DE LA REVISTA RENTAL MANAGEMENT

 

Artículos relacionados
es_MX